Filmotech.com utiliza cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación del usuario y gestionar información analítica sobre los distintos espacios que la componen. Continuar con la navegación indica que está de acuerdo con nuestra política de cookies. aceptar  
Filmotech.com - Revista de Cine - ReportajesCINE MUSICAL. De Broadway a Hollywood
Cerrar
Recordar Contraseña
Si has olvidado tu contraseña, por favor, introduce tu nombre de usuario y pulsa ENVIAR. filmotech.com te remitirá un correo para recordarte tu contraseña.

E-mail
Código de seguridad
Código de seguridad

Conforme al artículo 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que los datos que usted ha facilitado serán incorporados a los ficheros titularidad de EGEDA.

La finalidad de dicha incorporación y tratamiento es la adecuada gestión de su solicitud en relación con los servicios ofrecidos. De acuerdo con el artículo 26 de la Ley 15/1999, los ficheros de EGEDA, se encuentran debidamente inscritos en el Registro General de Protección de Datos, de la Agencia de Protección de datos.

Le informamos igualmente de su derecho legal de ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en los términos que se establecen en la Ley antes citada. Para ello, o para informarnos de la no concesión o de la revocación de su consentimiento para la incorporación de sus datos, puede dirigirse a:

EGEDA
C/ Luis Buñuel, Nº 2, 3ª Planta. Ciudad de la Imagen. Edificio EGEDA.
28223 Pozuelo de Alarcón. Madrid. España.
Tlf.: (+34) 902 566 776 Fax: (+34) 91 512 16 18/19.

Para poder darte de baja como usuario registrado de filmotech.com, envía un correo electrónico a lopd@filmotech.com comunicándonoslo.

Cerrar
Atención

¡Atención!


Es obligatorio introducir un correo electrónico válido en el campo 'Usuario'.
Cerrar
Atención

¡Atención!


Es obligatorio introducir algún valor, con un mínimo de seis caracteres, en el campo 'Contraseña'.
Cerrar
¡Atención!

¡Atención!


Cerrar
Accede a fimotech.com
Identifícate como usuario

Usuario (email)
Contraseña


acceder
Regístrate

E-Mail (Usuario) *
Contraseña *
Repetir contraseña *
Código de seguridad *





Sí, deseo recibir newsletters de filmotech.com
Deseo recibir avisos cuando haya novedades
He leído y acepto la política de privacidad

* Campos obligatorios

De acuerdo con lo establecido en la vigente Ley Orgánica de Protección de Datos, usted puede consultar las condiciones de privacidad aquí.
regístrate
Conéctate con facebook
buscar
Acceder
 
Regístrate
Cerrar
Atención

¡Atención!


Es obligatorio introducir un correo electrónico válido en el campo 'Usuario'.
Cerrar
Atención

¡Atención!


Es obligatorio introducir algún valor, con un mínimo de seis caracteres, en el campo 'Contraseña'.
facebook twitter youtube rss
Inicio
Catálogo
Revista de cine
¿Cómo funciona?
Tarifa plana
 

CINE MUSICAL. De Broadway a Hollywood

De la película con canciones al musical; un camino largo, complejo y de admirables resultados.

filmotech.com. 28/07/2010. Temáticos

Cine musical se ha hecho en casi todos los países del mundo, pero donde ha arraigado y evolucionado ha sido en los países anglosajones. En Inglaterra y, sobre todo, en Estados Unidos, mejor dicho, en el West End londinense y en el Broadway neoyorquino es donde han tenido su origen, donde han nacido casi todos los grandes musicales que luego se vieron en las pantallas.



Con la llegada del cine sonoro, Hollywood empezó a hacer películas con canciones, que no eran, en esencia, lo que ahora conocemos como  auténticos musicales. En los años 30, en los estudios Warner, el coreógrafo Busby Berkeley monta coreografías impresionantes y caleidoscópicas para películas que, sin estos magníficos números, se quedan en nada; y en la productora RKO Ginger Rogers y Fred Astaire cantan y bailan al ritmo de música compuesta por compositores de la talla de Cole Porter o Irving Berlin. Tal y como hemos apuntado, estos números musicales eran como pegotes que cada 15 minutos hacían acto de presencia para animar el espectáculo. De este tipo de producciones sólo podemos considerar a La calle 42 (1933), de Lloyd Bacon, como la única que llevaba dentro el germen de un auténtico musical.

Fred Astaire y Ginger Rogers

Fred Astaire y Ginger Rogers

Metro Goldwyn Mayer, fue el estudio que apostó por este género y durante décadas produjo grandes musicales con artistas de la categoría de Gene Kelly, Frank Sinatra, Fred Astaire, Cyd Charisse o Judy Garland: ellos hicieron películas inolvidables, espectáculos como Un día en Nueva York (1949) de Gene Kelly y Stanley Donen, donde Sinatra y Kelly bailan y cantan por las calles de Nueva York. La película fue rodada en exteriores naturales, una novedad entonces, y seguía, en un día de permiso, a tres marinos enamorados y dinámicos por la ciudad de los rascacielos. Un americano en París (1951) de Vincente Minnelli.

Con música de George Gershwin, la mejor coreografía que concibió Gene Kelly, y la dirección de un inspirado Minnelli, el film cuenta la historia de amor entre un ex soldado americano que intenta ser pintor y una jovencita comprometida con un hombre mayor. El ballet final, de más de quince minutos de duración, ha quedado en los anales de la historia del cine por su fantástica plasticidad y dinamismo. Decorados y vestuario están inspirados en célebres cuadros de pintores franceses. La Academia de Hollywood la distinguió con seis galardones incluido el de mejor película. Una obra de arte.

West Side Story

West Side Story

Cantando bajo la lluvia (1952) de Stanley Donen y Gener Kelly. Tienen mucha razón quienes la consideran el mejor musical nunca hecho. La historia, divertida e irónica, sucede en los albores del cine sonoro. Momentos antológicos son el baile sensual y sugestivo, perfectamente ejecutado por Kelly y Cyd Charisse, un ballet con Broadway al fondo y, sobre todo, el momento mágico en el que Kelly, con una simpatía y un arte sublime, canta y baila bajo la lluvia.

West Side Story (1961) de Robert Wise y Jerome Robbins.  Su estreno en Broadway   supuso un éxito espectacular. La música y canciones de Leonard Bernstein y Steven Sondheim se convirtieron al instante en clásicas, y la coreografía de Jerome Robbins fue considerada como la más moderna e innovadora vista hasta entonces en un escenario. El argumento es el de Romeo y Julieta trasladado al West Side neoyorquino, entre bandas callejeras rivales de blancos americanos y morenos puertorriqueños. Si la obra teatral es soberbia, la película es mejor. Conservó todos los elementos del original y añadió la naturalidad, la verdad y el dinamismo del gran cine. Se rodó en interiores naturales y en las calles del West Side antes de su demolición. Robbins se superó a sí mismo con una electrizante coreografía. El comienzo con el baile de las bandas rivales por las calles, la secuencia del mambo en el gimnasio y la interpretación de ?América? en la terraza, son sólo algunos de los momentos magistrales de un gran film. Sin embargo hay un fallo: la pareja protagonista; Richard Beymer es un Tony soso y blando y Natalie Wood, aunque cumple como María, no brilla. En contrapartida Rita Moreno, que ganó el Óscar, y George Chakiris están sensacionales en su papel de latinos guapos y rebeldes. West Side Story fue distinguida con diez Óscar, cuando el Óscar tenía auténtico prestigio. Con esto queda dicho todo.

My fair lady

My fair lady

My Fair Lady (1964), de George Cukor, basada en Pigmalión de George Bernard Shaw, se estrenó en el West End londinense. Cuenta la historia de una ordinaria vendedora de flores a la cual un caballero, por una apuesta, transforma en una dama elegante y refinada. La estrenó Rex Harrison, un célebre actor dramático que hizo una gran creación del cascarrabias Henry Higgins. George Cukor, un realizador reconocido como el mejor director de actrices, se hizo cargo de la película. Rex Harrison repitió su Mr. Higgins y Audrey Hepburn, que fue doblada en las canciones, sustituyó a Julie Andrews, su artífice teatral. Sin embargo Hepburn, con inteligencia y bien dirigida, supo hacerse con el personaje de Eliza dando con soltura, estilo y clase el paso de arrabalera a gran dama. Las canciones originales de Lerner y Loewe, fueron reorquestadas y se escucharon como nunca en sonido estereofónico. La riqueza del vestuario y los decorados del célebre Cecil Beaton son tales que a veces se convertían en los auténticos protagonistas. Un musical muy británico, de una elegancia suprema, que ganó 8 Óscar, incluyendo el de mejor película.

La génesis de Cabaret (1972), de Bob Fosse es bastante larga. De la novela corta ?Adiós a Berlín? de Christopher Isherwood se hizo una obra teatral titulada ?Soy una cámara?, la cual se transformó en una película del mismo título en 1955, dirigida por Henry Cornelius. Esta película sirvió de base para un musical de Broadway, que a su vez Bob Fosse llevó al cine con transformaciones que desembocaron en Cabaret. En el Berlín de los albores del nazismo, una promiscua chica americana que actúa en un cabaret tiene relaciones con un británico bisexual, aspirante a escritor. De Sally Bowles, la protagonista, dinámica y amoral, Liza Minnelly hace una verdadera creación; la vive con intensidad, cantando y moviéndose con desparpajo por un Berlín lleno de uniformes nazis. Canciones y bailes montados por el genio de Fosse impactan por la emoción y el coraje que les imprime. Fosse supo recrear la época con gran realismo. El ambiente de su cabaret lleno de humo es todo un hallazgo, así como su dirección de actores donde al lado de Minnelli sobresale Joel Grey, maestro de ceremonias del cabaret, quien con sus comentarios cínicos y corrosivos sirve de contrapunto al desarrollo dramático de la acción del film. Por su trabajo obtuvo un Óscar al igual que Liza Minelli. La película se llevó ocho muy merecidos galardones.

Chicago

Chicago

Chicago (2002) de Rob Marshall.  Musical estrenado en Broadway basado en Roxie Hart, película no musical de 1942 dirigida por William A. Wellman. Chicago contempla las amorales y cínicas peripecias de dos asesinas mientras esperan en la cárcel a ser juzgadas. El defensor de ambas es un abogado sinvergüenza y sin escrúpulos que utiliza toda clase de bajezas y artimañas para ponerlas en libertad. Las canciones de Kander y Ebb y los bailes coreografiados por Bob Fosse  son de una gran originalidad. Casi siempre se presentan como ensoñaciones o deseos de Roxie, la protagonista, por evadirse de la oscura realidad de su existencia. Chicago es brillante y divertida pese a su fondo dramático. Sus protagonistas Renee Zellweger, una buena chica que se acaba corrompiendo, Catherine Zeta-Jones, una mujer de armas tomar y Richard Gere, el abogado corrupto que en un determinado momento se marca un claqué de antología, están perfectos en sus diferentes cometidos. Catherine Zeta-Jones, demostrando que no en balde fue una gran intérprete de musicales en el West End londinense, ganó uno de los seis Óscar con los que fue distinguida la película.

Alemania hizo musicales, sobre todo, entre los años 30 y 40 con dos grandes divas Marika Rokk y Zarah Leander. En Francia, Jacques Demy, con Los paraguas de Cherburgo (1964) y Las señoritas de Rochefort (1967), dos bonitas películas no exentas de cierta cursilería, intentó renovar el género.

El último cuplé

El último cuplé

España inventó cantantes-actrices como Marisol y Rocío Dúrcal, que se hicieron muy populares en películas con canciones; no obstante las más importantes en este tipo de cine han sido la gran Imperio Argentina, intérprete inolvidable de Nobleza baturra (1935),  Morena Clara (1936), o Carmen la de Triana (1938) las tres de Florián Rey; o la bella Sara Montiel que con El último cuplé (1957) de Juan de Orduña, rompió taquilla permaneciendo en el cine de estreno más de un año. Convertida ya en una gran estrella intervino en productos como La violetera (1958) y Mi último tango (1960) ambas de Luis César Amadori o La bella Lola (1962) de Alfonso Balcázar, entre otras muchas, donde deleitó a sus miles de fans de todo el mundo con una voz tan personal como inconfundible.

 

Películas recomendadas
Síguenos
facebooktwitteryoutuberss
 
Cultura en Positivo
ARIBSAN
Media Desk Spain
Newsletters Si quieres recibir nuestra newsletter semanal y estar informado de las novedades y noticias por favor a continuación indícanos tu email.
Newsletters Con la aceptación de las "Condiciones" y con el envío de mis datos personales, otorgo mi consentimiento para que sean tratados por FILMOTECH para el envío de información.
 He leído y acepto las Condiciones.

© EGEDA 2005 - Todos los derechos reservados
Luis Buñuel, 2-3ª Edificio EGEDA - Ciudad de la Imagen - 28223 Pozuelo de Alarcón - MADRID