Filmotech.com utiliza cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación del usuario y gestionar información analítica sobre los distintos espacios que la componen. Continuar con la navegación indica que está de acuerdo con nuestra política de cookies. aceptar  
Filmotech.com - Revista de Cine - Reportajes. Antonio Trashorras nos lo cuenta todo sobre El callejón.
Cerrar
Recordar Contraseña
Si has olvidado tu contraseña, por favor, introduce tu nombre de usuario y pulsa ENVIAR. filmotech.com te remitirá un correo para recordarte tu contraseña.

E-mail
Código de seguridad
Código de seguridad

Conforme al artículo 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que los datos que usted ha facilitado serán incorporados a los ficheros titularidad de EGEDA.

La finalidad de dicha incorporación y tratamiento es la adecuada gestión de su solicitud en relación con los servicios ofrecidos. De acuerdo con el artículo 26 de la Ley 15/1999, los ficheros de EGEDA, se encuentran debidamente inscritos en el Registro General de Protección de Datos, de la Agencia de Protección de datos.

Le informamos igualmente de su derecho legal de ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en los términos que se establecen en la Ley antes citada. Para ello, o para informarnos de la no concesión o de la revocación de su consentimiento para la incorporación de sus datos, puede dirigirse a:

EGEDA
C/ Luis Buñuel, Nº 2, 3ª Planta. Ciudad de la Imagen. Edificio EGEDA.
28223 Pozuelo de Alarcón. Madrid. España.
Tlf.: (+34) 902 566 776 Fax: (+34) 91 512 16 18/19.

Para poder darte de baja como usuario registrado de filmotech.com, envía un correo electrónico a lopd@filmotech.com comunicándonoslo.

Cerrar
Atención

¡Atención!


Es obligatorio introducir un correo electrónico válido en el campo 'Usuario'.
Cerrar
Atención

¡Atención!


Es obligatorio introducir algún valor, con un mínimo de seis caracteres, en el campo 'Contraseña'.
Cerrar
¡Atención!

¡Atención!


Cerrar
Accede a fimotech.com
Identifícate como usuario

Usuario (email)
Contraseña


acceder
Regístrate

E-Mail (Usuario) *
Contraseña *
Repetir contraseña *
Código de seguridad *





Sí, deseo recibir newsletters de filmotech.com
Deseo recibir avisos cuando haya novedades
He leído y acepto la política de privacidad

* Campos obligatorios

De acuerdo con lo establecido en la vigente Ley Orgánica de Protección de Datos, usted puede consultar las condiciones de privacidad aquí.
regístrate
Conéctate con facebook
buscar
Acceder
 
Regístrate
Cerrar
Atención

¡Atención!


Es obligatorio introducir un correo electrónico válido en el campo 'Usuario'.
Cerrar
Atención

¡Atención!


Es obligatorio introducir algún valor, con un mínimo de seis caracteres, en el campo 'Contraseña'.
facebook twitter youtube rss
Inicio
Catálogo
Revista de cine
¿Cómo funciona?
Tarifa plana
 

. Antonio Trashorras nos lo cuenta todo sobre El callejón.

Hoy se estrena El callejón, una de las películas más inclasificables que ha dado el cine español en los últimos tiempos. Cine de terror que reivindica su derecho a transgredir las normas de la ortodoxia y la rigidez de las producciones que dominan las carteleras para apostar por un tipo de película más libre, que busca la mirada cómplice e inocente del del espectador. Hablamos con su director.

filmotech.com. 01/03/2013. Temáticos

Hoy llega a nuestras pantallas El callejón, una de las películas más inclasificables que ha dado el cine español en los últimos tiempos. Cine de terror que reivindica su derecho a transgredir las normas de la ortodoxia y la rigidez de las producciones que dominan las carteleras para apostar por un tipo de película más libre, que busca la mirada cómplice e inocente del del espectador. Filmotech ha charlado con su director sobre sus influencias, su visión del cine y sobre esta película que supone su debut en la realización y que está protagonizada por la joven Ana de Armas.



Después de una larguísima experiencia dentro del entorno del audiovisual (Antonio es guionista tanto de cine como de televisión, ha dirigido cortometrajes y ejerce la crítica de cine), ¿cómo es que has tardado tanto tiempo en debutar en el largo?

Yo siempre había querido dirigir, pero los productores no siempre confían en los guionistas que quieren dar su salto a la dirección. Suele ser más habitual que apuesten por autores que han trabajado en series de televisión o hayan hecho videoclips, porque están familiarizados con el entorno de rodaje. Nunca había tenido la oportunidad realizar los guiones que escribía y la razón es que eran historias demasiado ambiciosas, en las que era complicado levantar un presupuesto.

El callejón surgió precisamente a partir de la idea contraria: hacer un guion muy barato de producir para que se pudiera levantar el proyecto sin demasiado esfuerzo por parte de los productores implicados. Por eso la historia es tan sencilla: una chica, un callejón, una lavandería de noche y gente mala alrededor? todo con pocos actores y poco metraje. Si hubiera sabido que la clave estaba en esa economía de medios, seguramente hubiera dirigido un largometraje mucho antes.

Sin embargo, a pesar de lo modesta de la producción, le sacas mucho partido a los elementos con los que cuentas.

Cuando ruedas con pocos medios, hay que agudizar el ingenio. Hay que extraer todo lo que se pueda de la puesta en escena, del decorado, de las luces, de las posiciones de cámara. En cierto modo es el espíritu que latía en el cine clásico de estudio, que es algo que está inevitablemente presente en El callejón: el intentar hacer lo máximo posible con los elementos más básicos, por lo que se requiere una mayor inventiva, como ocurría en el cine de Henri-Georges Clouzot o John Cromwell.

¿Estaba muy planificada a nivel formal?

Al principio quería ceñirme férreamente al storyboard, pero finalmente no pudo ser, y me la fui inventando día a día, de forma que lo que salía era el cine que me había influido. Por eso tiene esa cosa caprichosa y de tonos cambiantes, a veces muy italiana, otras muy inglesa, muy española? ahí veo por ejemplo a Jesús Franco. Solo hay un par de escenas que se mantuvieron según el diseño inicial, y que tienen un toque muy a lo Brian de Palma. Esas sí, las hice tal y como estaban pensadas, porque de otra forma no hubieran tenido sentido, ya que De Palma es muy formalista, y son las que tienen que ver con las ventanas, con los puntos de vista?

Tu formación cinematográfica seguramente tiene mucho que ver con tu forma de entender el cine en esta película.

Yo no he aprendido cine en una escuela, sino siendo un consumidor compulsivo. Empecé muy pequeño y fui quemando etapas, hasta que a los 15 ya había visto todo el cine clásico, también porque en los setenta se podían ver grandes películas por la televisión, que se convirtió en mi gran maestra. Después pasé al cine de barrio, a las sesiones dobles, y después al videoclub. Toda esa sobreexposición al cine ha hecho que haya adquirido con el tiempo unas nociones muy intuitivas de los aspectos técnicos cinematográficos.

Ahora que veo El callejón me doy cuenta de que tomé decisiones en el mismo plató que corresponden a planos o movimientos de cámara que llevo dentro desde hace mucho tiempo.


La película es una coproducción entre España y Colombia.

Sí. En principio yo quería grabar en un callejón auténtico, pero las jornadas de rodaje hubieran tenido que ser todas nocturnas. Por eso decidimos montar un decorado, y en Colombia fue donde tuvimos más facilidades. Después me di cuenta de que había sido un acierto componer un escenario, porque tiene que ver con mi forma de entender el cine, crear realidades que no existen. Además incorporamos en el reparto a Diego Cadavid, que es una auténtica estrella en Colombia.

¿Y cómo surgió tu colaboración con Ana de Armas?

Desde el principio tenía muy claro que tenía que ser joven, muy guapa y muy buena actriz. Sabía que la cantera de jóvenes promesas estaba en la televisión, así que me puse a ver series. En ese momento, Ana salía en "El internado". Llegado el momento, me pareció que era la adecuada. En televisión no se suele brillar mucho interpretativamente, y aun así, ella me parecía que tenía algo que traspasaba la pantalla. Pero no sabía si funcionaría. Ella entendió el personaje y se implicó en el proyecto, a pesar de que no estaba familiarizada con el cine de terror. Aportó cosas al personaje, como su experiencia como inmigrante en España. Nos fuimos a Colombia y una vez allí empezamos a ensayar.

Cuando terminamos el primer día, llegué al hotel y pensé: gracias al cielo que he elegido a Ana de Armas, porque entonces supe lo buena actriz que era. Tiene un magnetismo que es imposible de eludir. Más allá de si la gente conecta o no con mi propuesta, no creo que nadie le pueda poner pegas a su interpretación, porque trasciende la película. Le saqué el mayor partido, y trabajar con ella ha sido maravilloso. Espero que lo guapa que es no lleve a opiniones superficiales sobre su trabajo, que es impresionante.


¿Cómo inscribirías El callejón en el cine de terror español actual?

Hay una parte del público que cuando va a ver una película quiere reafirmarse en la sensación de que lo que pasa en la pantalla está recubierto de relevancia. Por eso, hay un cierto tipo de terror que ha conectado con el gran público porque ha tirado de sentimientos universales y de grandes conceptos: la maternidad, la soledad, el aislamiento e incluso los contenidos sociales.

España es un país muy apegado a lo realista. Culturalmente no somos proclives a la imaginación, como lo pueda ser Inglaterra (con toda su tradición de historias de fantasmas). Este es un país de costumbrismo y tierra. Y en el terror español se unen temas fantásticos con una serie de aspectos con los que se conecta por cercanía. Es un terror, en definitiva, menos insólito del que se realiza en otros países.

Una película como El callejón, da la espalda a todo eso, y a lo que se entrega es precisamente a lo contrario, a la subcultura, a los materiales de derribo. Trabaja la cultura pop como algo personal, y no utiliza un solo tono, sino cuatro, para jugar con eso sin pudor. Esto desconcierta al público que está acostumbrado a otro tipo de terror más convencional, más monolítico. En ese sentido, El callejón es una rara avis que va a la contra del terror español que se hace ahora, y está en un punto más europeo-japonés, porque es con el que me siento más cercano, porque es más libre. Es asfixiante tanto academicismo. Mi apuesta, mi mirada, es apostar por una propuesta más insólita.


¿Qué hitos cinematográficos te han marcado más?

La primera película que me impresionó fue Frankenstein, de James Whale, que me cambió la vida. Tenía cuatro o cinco años y la vi en las peores condiciones, en Córdoba, en pleno verano y a las cuatro de la tarde. Mientras todos se echaban la siesta, me puse a verla, y me traumatizó muchísimo.

Más tarde, cuando tenía doce o trece, la otra película que me marcó definitivamente fue El fantasma del paraíso, de Brian de Palma. Me reventó la cabeza. No podía entender que en una película cupieran tantas cosas: canciones, crímenes, traiciones? era como una especie de carnaval. Es una película que me ha creado como soy desde el punto de vista cultural. No he dejado de verla nunca.

Dentro del cine español, me gusta muchísimo, muchísimo Berlanga. Está inscrito dentro de la tradición costumbrista, pero le da la vuelta totalmente gracias a la astracanada. Ahí está contenido Valle-Inclán, lo excéntrico, lo disparatado. Era un genio, capaz de hacer planos imposibles con cantidad de actores y de cosas sucediendo en su interior. Me sé de memoria todas sus películas. Al fin y al cabo, habla de cosas que a mí me interesan mucho, como las bajezas del ser humano.

¿Cómo definirías El callejón para que los espectadores que se acerquen a ella puedan apreciarla y entenderla?

La película es una gran broma, no hay que engañarse. Soy como un niño jugando con muñecos, en este caso, con las películas que he visto. Lo que quería era que el espectador disfrutara como yo mismo lo había hecho al concebir la película.

Primero he pretendido pasármelo bien haciéndola. He hecho la película que me gustaría que hicieran para mí, porque yo también soy espectador. El callejón es un carrusel, es una montaña rusa de situaciones locas y disparatadas. No está hecha para la gente que espera una película que apueste por la impostura y la trascendencia, eso sí, sino para la gente que se deja llevar, que le da una oportunidad a otro tipo de cine y que conserva aún la capacidad de tener inocencia en la mirada.
Síguenos
facebooktwitteryoutuberss
 
Cultura en Positivo
ARIBSAN
Media Desk Spain
Newsletters Si quieres recibir nuestra newsletter semanal y estar informado de las novedades y noticias por favor a continuación indícanos tu email.
Newsletters Con la aceptación de las "Condiciones" y con el envío de mis datos personales, otorgo mi consentimiento para que sean tratados por FILMOTECH para el envío de información.
 He leído y acepto las Condiciones.

© EGEDA 2005 - Todos los derechos reservados
Luis Buñuel, 2-3ª Edificio EGEDA - Ciudad de la Imagen - 28223 Pozuelo de Alarcón - MADRID