Filmotech.com utiliza cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación del usuario y gestionar información analítica sobre los distintos espacios que la componen. Continuar con la navegación indica que está de acuerdo con nuestra política de cookies. aceptar  
Filmotech.com - Revista de Cine - ReportajesHumor manchego. Las comedias de Almodóvar
Cerrar
Recordar Contraseña
Si has olvidado tu contraseña, por favor, introduce tu nombre de usuario y pulsa ENVIAR. filmotech.com te remitirá un correo para recordarte tu contraseña.

E-mail
Código de seguridad
Código de seguridad

Conforme al artículo 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que los datos que usted ha facilitado serán incorporados a los ficheros titularidad de EGEDA.

La finalidad de dicha incorporación y tratamiento es la adecuada gestión de su solicitud en relación con los servicios ofrecidos. De acuerdo con el artículo 26 de la Ley 15/1999, los ficheros de EGEDA, se encuentran debidamente inscritos en el Registro General de Protección de Datos, de la Agencia de Protección de datos.

Le informamos igualmente de su derecho legal de ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en los términos que se establecen en la Ley antes citada. Para ello, o para informarnos de la no concesión o de la revocación de su consentimiento para la incorporación de sus datos, puede dirigirse a:

EGEDA
C/ Luis Buñuel, Nº 2, 3ª Planta. Ciudad de la Imagen. Edificio EGEDA.
28223 Pozuelo de Alarcón. Madrid. España.
Tlf.: (+34) 902 566 776 Fax: (+34) 91 512 16 18/19.

Para poder darte de baja como usuario registrado de filmotech.com, envía un correo electrónico a lopd@filmotech.com comunicándonoslo.

Cerrar
Atención

¡Atención!


Es obligatorio introducir un correo electrónico válido en el campo 'Usuario'.
Cerrar
Atención

¡Atención!


Es obligatorio introducir algún valor, con un mínimo de seis caracteres, en el campo 'Contraseña'.
Cerrar
¡Atención!

¡Atención!


Cerrar
Accede a fimotech.com
Identifícate como usuario

Usuario (email)
Contraseña


acceder
Regístrate

E-Mail (Usuario) *
Contraseña *
Repetir contraseña *
Código de seguridad *





Sí, deseo recibir newsletters de filmotech.com
Deseo recibir avisos cuando haya novedades
He leído y acepto la política de privacidad

* Campos obligatorios

De acuerdo con lo establecido en la vigente Ley Orgánica de Protección de Datos, usted puede consultar las condiciones de privacidad aquí.
regístrate
Conéctate con facebook
buscar
Acceder
 
Regístrate
Cerrar
Atención

¡Atención!


Es obligatorio introducir un correo electrónico válido en el campo 'Usuario'.
Cerrar
Atención

¡Atención!


Es obligatorio introducir algún valor, con un mínimo de seis caracteres, en el campo 'Contraseña'.
facebook twitter youtube rss
Inicio
Catálogo
Revista de cine
¿Cómo funciona?
Tarifa plana
 

Humor manchego. Las comedias de Almodóvar

Pedro Almodóvar regresa a los cines con Los amantes pasajeros, su esperadísimo regreso a la comedia después del impass dramático de Los abrazos rotos y La piel que habito. En Filmotech hacemos un repaso a su repertorio cómico.

filmotech.com. 08/03/2013. Temáticos

España, 1980. Un momento político y cultural lleno de cambios. La juventud, tras décadas silenciada, toma la iniciativa y pone en marcha un movimiento que reflejaba la efervescencia de los tiempos. En ese contexto surge un cineasta, Pedro Almodóvar destinado a convertirse en un icono de la contracultura del momento. Su ópera prima, Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón rompía con todas las reglas prestablecidas y apostaba por un cine combativo y subversivo, amateur, que a través del lenguaje y de su postura abiertamente amoral, desafiaba el encorsetamiento reaccionario de la no tan lejana censura y se convertía en un reflejo de la época.

Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón.

Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón.


Ese fue el comienzo de todo. De Pedro Almodóvar y de su idilio con la pantalla. Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón integraba muchas de las señas de identidad que de alguna forma caracterizarían el posterior cine de Almodóvar: las protagonistas femeninas y sus problemas con los hombres, la influencia estética y narrativa de la cultura popular y también urbana (la fotonovela, el cómic, la música pop, el lenguaje publicitario?), la incomprensión por parte de la crítica y su facilidad para abordar todo tipo de temas a través de la comedia, del humor que iba de lo chabacano a lo sofisticado, de lo sórdido a lo luminoso en un abrir y cerrar de ojos.

Ese espíritu festivo es el que el director manchego ha querido recuperar en su última película, Los amantes pasajeros, después de haber pasado por una etapa centrado en perfilar su estilo desde otros puntos de vista totalmente diferentes. En ella se nota una necesidad de desoxigenarse, de hacer balance, autohomenajearse un poco y retrotraerse a sus inicios, cuando el descontrol más descabellado era posible.

Los amantes pasajeros supone el regreso de Almodóvar a la comedia, pero? ¿alguna vez la abandonó? Resulta curioso que, si hacemos un repaso por su filmografía, tampoco es que encontremos tantos títulos adscritos de forma pura al género, aunque el sentido del humor del director, siempre ha estado presente en sus películas, de forma que, incluso en los melodramas más intensos y desgarradores ha conseguido introducir esa marca de humor absurdo e inesperado, lleno de juegos de palabras, chispeante y muy negro que caracterizó sus inicios y que no lo abandonará jamás.

Laberinto de pasiones.

Laberinto de pasiones.

Tras Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón, Almodóvar rodó Laberinto de pasiones (1982), que volvía a recuperar ese tono generacional, descarado, desbordado de emociones irreflexivas, en el que bullía la comedia, pero en el que también se insertaba el drama. De nuevo se situaba a ras del suelo, de lo que se cocía en la calle para retratar un Madrid lleno de vida y construir un canto a la libertad de expresión.

La misma línea seguiría con Entre tinieblas (1983), también muy controvertida por utilizar la religión como medio para evidenciar muchos de los problemas de la época. A través de la figura de las religiosas, el director ponía de manifiesto muchos de los pecados de la sociedad, al mismo tiempo que mostraba todo su respeto hacia el cine de Luis Buñuel.

Su siguiente película, Qué he hecho yo para merecer esto, continuaba indagando en el sentido tragicómico de la vida, mezclando el neorrealismo con el surrealismo y la estética kistch y el grotesque. A pesar de que la historia de Gloria (Carmen Maura) es terrible, toda la realidad que le rodea resulta de lo más pintoresca: su vecina prostituta Crystal, la abuela y su mascota el lagarto, la niña vidente? la tristeza más grande y el absurdo de la vida concentrado en una película en la que el director comenzaba ya a evidenciar un cambio en su trayectoria hacia el melodrama.

Mujeres al borde...

Mujeres al borde...

Almodóvar siguió jugando con los géneros. No encontramos apenas rasgos de comedia en el thriller de alto contenido erótico Matador. Tampoco en La ley del deseo, una de sus películas más icónicas, en la que la idea del amour fou es llevada hasta sus últimas consecuencias.

Habrá que esperar a Mujeres al borde de un ataque de nervios (1988) para que el director vuelva a retomar el género, de nuevo utilizando la pasión amorosa como caldo de cultivo de la desesperación y, al mismo tiempo, de la comicidad. Mujeres dolidas que luchan por salir adelante, heroínas cotidianas que sufren porque no pueden tener lo que quieren, que se entregan y no reciben nada a cambio.

A partir de Mujeres..., la carrera de Almodóvar fue alternando otros registros (Átame, Tacones lejanos), hasta desembocar en Kika, en la que se desató de nuevo con la comedia más loca, homenajeando la Screwball Comedy e intentando, a partir de su esquema narrativo, denunciar la perversión que supone violar la intimidad de una persona en un programa de televisión. La mirada de un ser puro y naíf (Kika) frente a una sociedad en proceso de descomposición suponían las claves principales de esta película que, sin embargo, fue un sonoro fracaso de crítica y público.

Los amantes pasajeros.

Los amantes pasajeros.

El año 1995 trajo un cambio de etapa. Almodóvar alcanzó la madurez expresiva en películas con un marcado aire trágico: el melodramatismo de La flor de mi secreto; las notas noir de Carne trémula, la tragicómica Todo sobre mi madre (en la que sí se reía y lloraba a partes iguales y que constituyó la mejor síntesis que se podía hacer de su carrera); Hable con ella, en la que volvió a reinventarse a sí mismo; la oscura La mala educación (llena de capas superpuestas repletas de misterio y represión)? y Volver, en la que de nuevo intentaba regresar a los ambientes de Qué he hecho yo para merecer esto para contar una historia de madres e hijas, de nuevo de mujeres solas que han de salir delante de forma independiente.

Ahora, tras el paréntesis dramático de Los abrazos rotos y La piel que habito, Los amantes pasajeros recuperan al Almodóvar más loco y naif de sus primeros tiempos. En breve veremos a cuál de ellos prefiere el público.
Síguenos
facebooktwitteryoutuberss
 
Cultura en Positivo
ARIBSAN
Media Desk Spain
Newsletters Si quieres recibir nuestra newsletter semanal y estar informado de las novedades y noticias por favor a continuación indícanos tu email.
Newsletters Con la aceptación de las "Condiciones" y con el envío de mis datos personales, otorgo mi consentimiento para que sean tratados por FILMOTECH para el envío de información.
 He leído y acepto las Condiciones.

© EGEDA 2005 - Todos los derechos reservados
Luis Buñuel, 2-3ª Edificio EGEDA - Ciudad de la Imagen - 28223 Pozuelo de Alarcón - MADRID