Filmotech.com utiliza cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación del usuario y gestionar información analítica sobre los distintos espacios que la componen. Continuar con la navegación indica que está de acuerdo con nuestra política de cookies. aceptar  
Filmotech.com - Revista de Cine - ReportajesFEDERICO LUPPI . Los actores no tienen jubilación.
Cerrar
Recordar Contraseña
Si has olvidado tu contraseña, por favor, introduce tu nombre de usuario y pulsa ENVIAR. filmotech.com te remitirá un correo para recordarte tu contraseña.

E-mail
Código de seguridad
Código de seguridad

Conforme al artículo 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que los datos que usted ha facilitado serán incorporados a los ficheros titularidad de EGEDA.

La finalidad de dicha incorporación y tratamiento es la adecuada gestión de su solicitud en relación con los servicios ofrecidos. De acuerdo con el artículo 26 de la Ley 15/1999, los ficheros de EGEDA, se encuentran debidamente inscritos en el Registro General de Protección de Datos, de la Agencia de Protección de datos.

Le informamos igualmente de su derecho legal de ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en los términos que se establecen en la Ley antes citada. Para ello, o para informarnos de la no concesión o de la revocación de su consentimiento para la incorporación de sus datos, puede dirigirse a:

EGEDA
C/ Luis Buñuel, Nº 2, 3ª Planta. Ciudad de la Imagen. Edificio EGEDA.
28223 Pozuelo de Alarcón. Madrid. España.
Tlf.: (+34) 902 566 776 Fax: (+34) 91 512 16 18/19.

Para poder darte de baja como usuario registrado de filmotech.com, envía un correo electrónico a lopd@filmotech.com comunicándonoslo.

Cerrar
Atención

¡Atención!


Es obligatorio introducir un correo electrónico válido en el campo 'Usuario'.
Cerrar
Atención

¡Atención!


Es obligatorio introducir algún valor, con un mínimo de seis caracteres, en el campo 'Contraseña'.
Cerrar
¡Atención!

¡Atención!


Cerrar
Accede a fimotech.com
Identifícate como usuario

Usuario (email)
Contraseña


acceder
Regístrate

E-Mail (Usuario) *
Contraseña *
Repetir contraseña *
Código de seguridad *





Sí, deseo recibir newsletters de filmotech.com
Deseo recibir avisos cuando haya novedades
He leído y acepto la política de privacidad

* Campos obligatorios

De acuerdo con lo establecido en la vigente Ley Orgánica de Protección de Datos, usted puede consultar las condiciones de privacidad aquí.
regístrate
Conéctate con facebook
buscar
Acceder
 
Regístrate
Cerrar
Atención

¡Atención!


Es obligatorio introducir un correo electrónico válido en el campo 'Usuario'.
Cerrar
Atención

¡Atención!


Es obligatorio introducir algún valor, con un mínimo de seis caracteres, en el campo 'Contraseña'.
facebook twitter youtube rss
Inicio
Catálogo
Revista de cine
¿Cómo funciona?
Tarifa plana
 

FEDERICO LUPPI . Los actores no tienen jubilación.

Franco, directo, visceral, pero con la única ideología del sentido común y del trabajo por encima de todo.

filmotech.com. 10/03/2011. Actores

yle="MARGIN-TOP: 3px; FLOAT: left; MARGIN-LEFT: 5px"> Corazón de fuego Luppi

Acaba de cumplir los 75 y sigue en plena forma. El año pasado rodó tres películas y lleva ya dos estrenadas este año: Sin retorno y Cuestión de principios. A este ritmo es lógico que tenga el record de premios Cóndor al mejor actor en su Argentina natal. Y es que los buenos actores no tienen jubilación?


Federico Luppi nació en Ramallo, Buenos Aires, el 23 de febrero de 1936. Se inició como actor de manera casual. Trabajaba en un banco durante el día y estudiaba Bellas Artes por las noches. Un día en el que se suspendió la clase, un compañero lo invitó a un ensayo teatral. Enseguida se aficionó y continuó asistiendo hasta que en una ocasión, en la que faltó uno de los estudiantes le propusieron que lo sustituyera. Desde entonces ha dejando sus lápices y pinturas en el cajón de los hobbies, y se ha convertido en uno de los actores más carismáticos en lengua hispana.

Sus primeros pasos en el teatro profesional como galán le dotaron de cierta popularidad entre el siempre exigente público bonaerense. Sin embargo, allá por el 65 abandona los teatros de la calle Corrientes por los platós cinematográficos e inicia su carrera en la pantalla con Pajarito Gómez, de Rodolfo Kuhn (1965); sátira sobre la vida de un famoso cantante pop. El cometido del debutante era muy corto; aparecía en séptimo lugar en los títulos de crédito, pero su presencia no pasó desapercibida. La película gustó y tuvo un espléndido recibimiento en el Festival de Berlín de 1965. Dos años más tarde con Aniceto y la Francisca, recibe el espaldarazo definitivo y se convierte en uno de los actores más populares de su país. El film, dirigido por el ex cantante Leonardo Favio, mostraba un excelente drama social sobre los amores contrariados de una pareja de pueblerinos.

Aniceto y la Francisca

Aniceto y la Francisca

Federico Luppi se consolida en el cine y aparecen obras que el tiempo ha convertido en clásicos como Crónica de una señora, La Patagonia rebelde, Tiempo de revancha, Plata dulce y No habrá más penas y olvido. Años después el actor, se sentirá condicionado como artista y como persona, por la dictadura que domina el país. Su participación en películas como La Patagonia rebelde y sus posturas ideológicas de tintes progresistas, hacen que el gobierno militar argentino "vete" su trabajo durante cinco largos años.

Hacia 1981, Luppi vuelve a la carga e inicia su romance cinematográfico con el director que más prestigio le ha dado: Adolfo Aristarain. La colaboración de este tandem arranca con Tiempo de Revancha, que le reportó su segundo premio como Mejor Actor de la AACC y un galardón en el Festival Internacional de Chicago. Luppi volvió a reunirse con el cineasta en Los últimos días de la víctima (1982), Un lugar en el mundo (1992), nominada al Oscar a la Mejor Película de Habla No Inglesa, La ley de la frontera (1995) y en Martín (Hache) (1997).

Su primera incursión en el cine español llegó de la mano de Mario Camus en La vieja música (1985), al lado de Charo López y Paco Rabal; sin embargo, la película, un melodrama sentimental, no gustó nada a pesar del trabajo de los actores y la labor del consagrado director.

La Patagonia rebelde

La Patagonia rebelde

Al contrario que en otros actores, la plenitud de Luppi llegaría con la madurez y los 90 se convertirían en su década dorada alternando los rodajes en España y Argentina. Arranca esta buena racha con Un lugar en el mundo (1992), de Aristarain, con Cecilia Roth y José Sacristán, la historia de un hombre de pueblo, un geólogo español y una chica analfabeta, que afianzó la carrera de Luppi en España, y que ganó la Concha de oro en el Festival de San Sebastián y el Goya a la mejor película extranjera de habla hispana.

Le seguirían trabajos con directores españoles de renombre como Mariano Barroso en Éxtasis, Agustín Díaz Yanes en Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto y Antonio Hernández en Lisboa. Sin embargo, nunca ha dejado de lado su vinculación con el cine argentino y seguiría participando en producciones como Caballos Salvajes de Marcelo Piñeyro (1995), con otro grande de la interpretación albiceleste como Héctor Alterio, al que su carrera siempre ha estado ligada; y Sol de otoño, de Eduardo Mignona (1996), un romántico relato sobre la relación entre una judía ortodoxa y un maduro caballero, junto a Norma Aleandro con la que vuelve a compartir cartel quince años después en Cuestión de principios.

Cronos

Cronos

Por estas fechas, iniciaba colaboración con otro de sus directores fetiche, el mexicano Guillermo del Toro, con el que rueda Cronos; seguirán El espinazo del diablo y El laberinto del fauno, la trilogía inacabada del realizador sobre la posguerra española en clave fantástica. Curiosamente Luppi no es aficionado a este género ni al terror, pero siempre ha sido un defensor a ultranza de la personal poética de Del Toro. De hecho, sus películas preferidas son Muerte de un ciclista, de Juan Antonio Bardem, Los cuatrocientos golpes, de Francois Truffaut y La Gran guerra, de Mario Monicelli. Nada que ver con el imaginario del mexicano.

Aunque si tuviera que elegir cuál ha sido su personaje favorito, diría que el de ese director de cine exiliado (política y emocionalmente) de Martín (Hache), un regalo que otra vez le haría su amigo Aristarain. Le acompañaron en este drama otro terceto de grandísimos actores como Cecilia Roth, Eusebio Poncela y un joven Juan Diego Botto, que se revelaría como un formidable actor. Sin duda, Martín (Hache) ha sido su consagración como actor en España y en sus propias palabras ?un brote de salud?.

Martin (Hache)

Martin (Hache)

Siempre crítico y beligerante con la política de su país natal, en 2001 se instala definitivamente en España cuando en Argentina imponen el llamado ?corralito? que anuncia una grave crisis política. Poco tiempo después obtendría la nacionalidad española. Coincide este momento con su participación en gran cantidad de films de coproducción hispano argentina como Lugares comunes, otra vez con Aristarain, Incautos o Elsa y Fred.

Su avidez como lector, un centenar de películas a las espaldas y enorme experiencia sobre las tablas, avalaron su apuesta como director en 2005 con Pasos, un drama que curiosamente prefirió ambientar en la transición española que la argentina, con guión de su pareja, la actriz Susana Hornos, que también participaba en el film junto a Ana Fernández.

Más recientemente hemos podido verle en Que parezca un accidente, de Gerardo Herrero (2008), comedia negra con Carmen Maura, sobre una viuda quien contrata a un asesino a sueldo para eliminar a su infiel yerno, y en la que vemos al actor totalmente fuera de su repertorio habitual; y Sin retorno, de Miguel Cohan, un thriller dramático con un buen guión de ritmo trepidante que obtuvo, justamente la Espiga de oro del Festival de Valladolid.

Cuestión de principios

Cuestión de principios

Su última función en la cartelera es Cuestión de principios, de Rodrigo Grande, entretenido e ingenioso divertimento con un anciano protagonista que se niega a doblegarse ante el poder del dinero. Norma Aleandro es la pareja de Luppi en una entrañable adaptación de un cuento del célebre escritor argentino Roberto Fontanarrosa.

Mientras tanto Luppi seguirá acumulando películas y premios; no en vano, ostenta el record de tener el mayor número de Premios Cóndor (el Goya argentino) a mejor actor. Tiene en su haber además la Concha de Plata de San Sebastián y galardones de otros grandes festivales como Mar del Plata, Oporto, Barcelona, Miami, La Habana, Huelva, Valladolid y Los Ángeles.

Dice que le gustaría dejar de trabajar y exiliarse a su paraíso perdido en el valle del Roncal y disfrutar del buen vino, pero también que ?los actores no tenemos jubilación y hay que cuidar la máquina y seguir?. Pura contradicción argentina.      

Películas de Federico Luppi en filmotech.com:

   

 

Películas recomendadas
Síguenos
facebooktwitteryoutuberss
 
Cultura en Positivo
ARIBSAN
Media Desk Spain
Newsletters Si quieres recibir nuestra newsletter semanal y estar informado de las novedades y noticias por favor a continuación indícanos tu email.
Newsletters Con la aceptación de las "Condiciones" y con el envío de mis datos personales, otorgo mi consentimiento para que sean tratados por FILMOTECH para el envío de información.
 He leído y acepto las Condiciones.

© EGEDA 2005 - Todos los derechos reservados
Luis Buñuel, 2-3ª Edificio EGEDA - Ciudad de la Imagen - 28223 Pozuelo de Alarcón - MADRID